Si hay una ciudad a la que siempre vuelvo es Madrid.

He vivido en ella, la he visitado sola y acompañada, voy regularmente por trabajo y siempre encuentro razones o excusas para querer ir.

Si hay una ciudad que tiene banda sonora propia, para mí, es Madrid.

A menudo escucho canciones sobre ella, escritas en ella o que me recuerdan a ella.
Y por supuesto hay cantantes que, pese a no haber nacido allí, su nombre y sus discos siempre estarán ligados a esta ciudad en mi imaginario personal. Incluso cuando asisto a sus conciertos en otras ciudades, siempre de fondo visualizo Madrid.

Madrid tiene música, Madrid tiene voz propia y Madrid me sorprende cada vez que vuelvo a ella.

El día de la poesía salí de una librería pertrechada con un libro de relatos. No era mi intención, en realidad buscaba algo de poesía por hacer los honores al día internacional de la misma, pero lo vi y me miró como sólo los libros recién publicados miran.

Y dudé.

Seguir leyendo