Como dice la descripción de este blog, vivimos deprisa y nadie cuenta cuentos ya.

Vivimos deprisa y pasamos por la vida como un torbellino, siempre hacia adelante, en la mayoría de los casos con los ojos pegados a una pantalla  siempre con el objetivo de la siguiente meta, sea llegar a trabajar, hacer la compra, cocinar y haciendo infinita esa lista de cosas importantes que debemos tachar, cubrir y a otra cosa, mariposa.

Y yo, por supuesto, no soy menos.

Echo la vista atrás y me sorprendo de que haga más de un mes que escribí el último artículo en esta página. Sé, de buena tinta, que he pensado en escribir algo al menos cinco veces por semana, y he pospuesto el hacerlo con la excusa del tiempo.
No tengo tiempo, he de ir al supermercado, no me puedo permitir el lujo de parar un rato porque he de ver un capítulo más de esa serie que me tiene enganchada, podría levantarme antes y hacerlo pero prefiero dormir media hora más… y ya van 5 semanas.

¿Y qué he hecho, que sea tan importante, en ese tiempo?

Seguir leyendo