En los últimos diez días ha habido tres eventos relacionados con libros que me gustaría destacar:

La semana pasada tuve un desastre tecnológico.

Mi querido y adorado libro electrónico, que me ha acompañado a lo largo de más de 10 años, pasó a mejor vida.

Se rompió la pantalla, probablemente porque lo llevaba en el bolso sin funda, pero no es hora de buscar culpables, sólo de lamentar.

Si soy objetiva, me ha dado un servicio excelente.

He leído, releído y viajado con él. Hasta la saciedad.

Como cliente satisfecho he recomendado, a todo el que ha querido escucharme, que comprase esa misma marca, que se dejase de retroiluminaciones, de pantallas táctiles, de versiones tablet y otras novedades tecnológicas y que se decantasen por la sencillez.

Un libro electrónico.

Tinta electrónica.

Un libro.

Seguir leyendo