Hoy hace exactamente 9 semanas que estamos en casa.

Las primeras fueron las más complicadas, claro, sobre todo en las casas con niños, que se convirtieron, cada uno de ellos, en pequeñas hordas de gatos enjaulados.

Hace ya algunas semanas que pueden salir a pasear una hora al día, algo que en muchos casos ha supuesto un gran beneficio. Los niños necesitan aire libre, deporte y actividad física.

Algunos niños necesitan cansarse para poder descansar bien, tienen demasiada energía que quemar. Algo que también les pasa a algunos adultos.

Sin embargo he observado que, al margen de estar en casa y salir o entrar, hay gente a la que, simplemente, le cuesta ser feliz.

Seguir leyendo