El otro día fui a buscar unos libros para regalar al hijo de una amiga por su cumpleaños y resultó ser una tarea titánica.

Además de despistarme con el vuelo de una mosca y mirar todos los libros que me entraban por el ojo, bien por lo colorido de sus tapas o por las ilustraciones diferentes, o porque ese nombre de autor que me suena… ¡Oh, vaya, mira, esa editorial ha sacado algo nuevo! y un largo etcétera de momentos que la librera observaba con media sonrisa, buscaba temas que me sorprendiesen o motivasen pero, en general la temática era bastante similar al centrarnos en niños de 2 a 3 años:

La amistad.

Que no digo yo que hacer amigos no esté muy bien, ojo, no me malinterpreten, pero con 2 o 3 años los niños aún no terminan siquiera de compartir de buena gana y tienen un concepto de la amistad totalmente universalizado, es decir: son amigos de todo el mundo en su clase aunque la mayoría de las veces no se sepan el nombre de la mitad de sus compañeros.

Seguir leyendo